Respuesta a los comentarios sobre el tema “¿Un Verdadero Mal?: los Ambulantes en la Ciudad de México”

Muchas gracias por sus comentarios. Primero que nada, lo que quise abarcar con esta pregunta de “¿un verdadero mal?” fue el tema de la ambivalencia que existe en cuanto a los ambulantes. Es decir, traté de hacerles ver el lado positivo de los vendedores ambulantes en la ciudad de México, además de las opiniones negativas que ya existen. Debido a esto, evité traer una conclusión clara sobre si los ambulantes son un verdadero mal o bien. Me parece una solución precipitada el definir este asunto como blanco o negro, ya que el problema real no se encuentra en encontrar tal definición sino en descubrir una serie de conflictos sociales que se esconden detrás.

Como dijo Laura, los mexicanos (y también los extranjeros) están muy divididos en cuanto al asunto de los ambulantes. Esto es pertinente tanto para los vendedores con puestos fijos como para los compradores que visitan el mercado. Las acciones del gobierno mexicano no han sido muy eficaces. Dejando a un lado que el gobierno mismo ha contribuido en construir aquella imagen negativa de los ambulantes, las soluciones (que son básicamente compensaciones financieras) que éste ha proporcionado no han podido traer un fin permanente al problema. Como había dicho al final de la presentación, existen grupos o asociaciones que “representan” a los ambulantes de la zona y el gobierno se ha comunicado con sus líderes. Sin embargo, durante el proceso, existen personas que cometen corrupciones y se quedan con el dinero que supuestamente debería beneficiar a todos los ambulantes. Lo que mencionó Laura, que el gobierno se está olvidando de por qué existen los ambulantes, es un punto muy importante. El gobierno mexicano debería pensar en cómo solucionar a los problemas sociales que contribuyen al problema de manera indirecta, en vez de despojar forzosamente a los ambulantes de sus lugares, que personalmente pienso que es un gasto de tiempo, energía y dinero (como mencionó Cale).

Por supuesto, esto no es una tarea fácil. El costo que se requiere para crear soluciones a estos problemas sociales (la educación, el desempleo, la seguridad pública, etc.) es muy grande, como lo señaló Cale. Creo que el problema del negocio ilegal, no solamente en México sino en todo Latinoamérica, padece de una complejidad que nos obliga a pensar en soluciones a largo plazo. El querer deshacer de este problema de manera inmediata es, por lo tanto, ineficiente.

La pobreza y la desigualdad social en México son temas grandes que incorporan el problema de los ambulantes, como comentaron Josie y Claude. Es muy triste encontrar a estos niños que trabajan también como ambulantes con sus padres desde tan pequeños. Muchos de ellos piensan que es algo natural y obvio priorizar el dinero (que puede mantener a su familia) que la educación. Yo también opino que es importante dar la oportunidad a estos niños a que puedan recibir una educación básica. El poner atención y dirigir nuestro interés a los jóvenes me parece una tarea primordial. También, creo que sí ha de existir una solución que satisfagan tanto los comerciantes con tiendas fijas como a los vendedores ambulantes. Sin lugar a dudas, existen beneficios traídos a través de la existencia de los ambulantes en el mercado. Las nuevas soluciones no deberían ignorar estos beneficios. Tal vez, si la idea de “no quiero salir perdiendo, ni lo mínimo” se desapareciera, sería un poco más fácil lidiar con todos estos problemas.

Espero que hayan disfrutado del tema o por lo menos hayan tenido la oportunidad de pensar un poco sobre este asunto de los ambulantes. México debería preguntarse sobre qué es lo que realmente intenta lograr: un centro histórico limpio o un centro histórico vacío.

Un pensamiento en “Respuesta a los comentarios sobre el tema “¿Un Verdadero Mal?: los Ambulantes en la Ciudad de México”

  1. I got what you intend, thankyou for putting up.Woh I am lucky to find this website through google. Being intelligent is not a felony, but most societies evaluate it as at least a misdemeanor. by Lazarus Long. edefkegfccgb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s